14.4 C
Texcoco, México
jueves, julio 9, 2020
Autores Publicaciones por Ileana Cervera

Ileana Cervera

6 Publicaciones 0 COMENTARIOS
Poeta, reseñista y fotógrafa mexicana. Licenciada en Letras. Los presentes poemas pertenecen a “Textos en las lluvias de marzo”, libro de próxima aparición.

Amarrada a un horizonte con los muslos empapados de tristeza,   montes de salina, lengua inútil, cicatriz abierta.   Es un descalabro la aurora, una burbuja que por envidia se rasga,   encanto en las espinas, maleta llena de sol, antorcha que casi se apaga.

Un cuarto, cuarto por cuarto húmedo, translúcido, cubierto por un sol, linterna mágica que alumbra los pliegues de una vejez recién aparecida…   ¿Seré todo aquello que no he conseguido ser? ¿Habré vivido en la extrema sordidez de una vida diaria?   ¿En la fealdad y la vulgaridad impuesta por la irracionalidad de un mundo que usa el disfraz de la razón?  

La imaginación es una memoria que desplaza imágenes,   un cuarto de hora que somos, un cuarto donde fuimos.   ¿Y si las palabras construyeran una nave?

Cuando sientas el dedo de una sombra crecer y aparezca San Nicolás sin salvavidas, un fantasma pasará los muros en un mal sueño.   De penumbra a penumbra cuando calla el mundo nadie siente, ¿para qué hablo?   Para ser recordada como un castillo en conmoción.

Quizá por ahí algún día aprendamos a escribir en nuestra propia lengua.   Las formas del agua desdibujan la alegría, las nubes enredadas, las aves que migran, los dientes tercos amarrados a la angustia, el color de la tarde.   Aún hay treinta mil flores frescas que ver mientras resbala el sol.   Por eso digo, ojalá aprendamos a escuchar al otro en su propia lengua.  

Es imposible no entristecerse los domingos. La frase rotunda, inadmisible, enfática. Sospecho de las afirmaciones, la asumo y parto de una premisa indemostrada; su prueba supone violar la lógica. Conjeturo la existencia del corazón, porque la tristeza de un día cualquiera tiene que sentirse en alguna parte.