CHAPINGO, ESTADO DE MÉXICO. El Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad Autónoma Chapingo (STAUACh) decidirá en plebiscito si acepta o no el 3.4 por ciento de aumento salarial, la basificación de 14 técnicos y profesores-investigadores y un bono de un millón 64 mil pesos para incrementar el fondo de pensiones que ofrecen las autoridades como respuesta al emplazamiento a huelga interpuesto por el sindicato y que vence el próximo sábado a las 15 horas.

El sindicato había demandado un incremento salarial de 15 por ciento, “un plan de jubilación digno para todos los académicos” y “un programa permanente de recuperación salarial” que implica una retabulación del 5 por ciento. Exige, además, un bono de 30 mil pesos como compensación salarial y el equipamiento de diversos laboratorios y áreas de trabajo. También solicitó 500 mil pesos como apoyo al proyecto editorial de la organización, rubro en el que las autoridades han ofrecido una quinta parte.

Apenas el 28 de enero las autoridades universitarias habían solicitado al sindicato que prorrogara el emplazamiento a huelga hasta el 26 de febrero, con el objetivo de “lograr la intercomunicación con las instancias federales hasta ahora negadas”. La universidad no cuenta con la orientación de las instancias federales para hacer los ofrecimientos económicos al sindicato, argumentó Hilda Flores Brito, directora general de Administración de Chapingo.

Los resultados de la consulta se conocerán después de las 18 horas del día de hoy, cuando cierren las urnas. Por parte del Comité Ejecutivo del STAUACh no hay una orientación hacia el sí a la huelga como una medida de fuerza. En este contexto, cabe señalar que la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) pactó ya con los académicos de esa casa de estudios un incremento al salario de 3.4 por ciento, el mismo porcentaje que le ofrecen al sindicato de Chapingo.

El Sindicato de Trabajadores de la Universidad Autónoma Chapingo (STUACh), que aglutina a los trabajadores administrativos y de apoyo, emplazó a huelga a las autoridades para el 24 de febrero. Exige continuar con el proceso de homologación salarial con trabajadores de la UNAM y una cláusula de exclusividad que garantice que los beneficios conseguidos por el sindicato se proporcionen sólo a los sindicalizados, entre otras demandas.

Por su parte, el sindicato de la Universidad Autónoma Metropolitana, que el año pasado protagonizó la huelga más larga de su historia —94 días—, decidirá si estalla la huelga o no la noche del sábado, sabiendo ya los resultados del plebiscito en Chapingo. Quien está en paro de labores desde el pasado 16 de enero es el Sindicato Independiente de Investigadores del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias, que ha calificado su movimiento como una huelga contra la corrupción en el INIFAP.

Mientras tanto, el Sindicato Independiente de Académicos del Colegio de Postgraduados tiene dos emplazamientos a huelga que vencen el 13 de febrero.