Atzimba trío en el homenaje a José Luis Cuevas

Atzimba trío –Giovanna Pazos, Oscar León y Brenda Negrete– y Denisse Palacios durante el homenaje a José Luis Cuevas. Foto: Aline Gabriela Villa García

13 de julio. El ensamble de cámara de música tradicional mexicana Atzimba trío –‘Princesa’ en purépecha–, se presentó en el Patio de la Giganta del Museo José Luis Cuevas, como parte de la programación para rendir homenaje al fallecido pintor, cuyo nombre lleva el museo.

El concierto inició al ritmo de Dios nunca muere y así dio paso a su programa Raíces, que contiene temas como La Martiniana, La Bruja y Cielo rojo, interpretadas únicamente por las voces de los instrumentos. México lindo, Ixhuateca y La Llorona fueron acompañados vocalmente por Denisse Palacios, quien fungió como invitada dentro de esta presentación. De tal manera deleitaron al público –conformado por niños hasta adultos mayores– por poco más de una hora.

Los intérpretes cerraron el concierto con El son de la Negra, melodía que motivó al público a dar un efusivo aplauso de pie, generando una reacción positiva en los asistentes, quienes salieron extasiados de tan ameno concierto.

Atzimba trío, conformado por Giovanna Pazos (piano y arreglos), Brenda Negrete (violonchelo) y Oscar León (violín), está de fiesta, pues celebran el primer año de colaborar juntos. Conmovidos por la situación actual en México decidieron unir su talento después de haber participado en una orquesta típica, para así mostrar su amor por la música mexicana.

***

Algo muy particular de Atzimba trío es que hace una apropiación de la música a través de arreglos para adaptarlos y darle una esencia que va de lo clásico a lo popular, logrando un resultado único.

“Estamos muy felices de estar aquí, en este lugar tan especial y emblemático de México, formar parte de este homenaje y poder celebrar nuestro primer año juntos. Esperamos que el público se identifique con nuestra música, que es ya muy conocida”, refieren los músicos.

El Museo José Luis Cuevas se fundó en 1992 en la zona residencial del Convento de Santa Inés, ubicado en el centro de la Ciudad de México y ha designado todo el mes de julio para conmemorar el segundo aniversario luctuoso del pintor, escultor y escritor mexicano. Dentro de la programación se podrá disfrutar de lecturas, conciertos, exposiciones temporales y talleres.