Día Mundial de la Libertad de Prensa

Telesforo Santiago, director de Estéreo Cafetal, "la voz Zapoteca", asesinado la víspera del Día Mundial de la Libertad de Prensa.

La libertad de prensa es un elemento esencial de toda democracia que debe ser visto como un derecho humano fundamental y no como un privilegio

Gabriel Corona

 

Cuando se habla de libertad de prensa se alude a una garantía vital que tienen quienes participan en algún medio de comunicación –digital o físico, perteneciente o no al Estado–; consiste en el derecho a realizar investigaciones y darlas a conocer a un determinado público sin que exista el riesgo que a las autoras o autores se les violente con censura, acoso, hostigamiento e incluso asesinato. El eje rector para la libertad de prensa es la ética profesional y sus bases se encuentran en la libertad de expresión.

El antecedente directo para la instauración del Día de la Libertad de Prensa fue la Declaración de Windhoek. En este documento los participantes en el Seminario para la promoción de una prensa africana independiente y pluralista, que se celebró en Windhoek, Namibia, del 29 de abril al 3 de mayo de 1991, asentaron diecinueve puntos en aras de la independencia y autonomía de los periodistas africanos contra las presiones socioeconómicas y políticas que impedían sus labores a favor de la democracia y en contra de la manipulación de la información por parte del Estado. Los organizadores de la Declaración fueron la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

De esta forma, en 1993 fue proclamado el 3 de mayo como el Día Mundial de la Libertad de Prensa por la Asamblea General de la ONU, aunque ya desde 1991 se había recomendado por la Conferencia General de la Unesco.

Desde 2002, la organización mundial Reporteros Sin Fronteras ha realizado el estudio Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, a través del cual se crea un índice que permite conocer y comparar cada año la situación nacional de la libertad de prensa a partir de la valoración del pluralismo –inexistencia de monopolios–, independencia de los medios de comunicación, calidad del marco legal y seguridad de periodistas, así como otros indicadores de interés.

En 2018, de los 180 países evaluados México ocupó el lugar 147, el más bajo de los países en América, únicamente sobre Cuba. La situación nacional en los últimos años ha sido devastadora y sumamente desalentadora, reforzada por los contextos electorales, como señaló en su momento la directora de la organización internacional Artículo 19, Ana Cristina Ruelas. Durante 2017, comenta Ruelas, México y Siria –país en zona de guerra– tuvieron la misma cifra de periodistas asesinados: 12 cada uno.

Apenas ayer asesinaron a Telésforo Santiago Enríquez, director de la radio zapoteca Estéreo Cafetal 98.7 FM, con lo que suman nueves los periodistas caídos en el ejercicio de la libertad de prensa en lo que va del sexenio.