Joyce Sánchez y Dennise Velasco: Una agresión infame

Las compañeras Joyce Sánchez Olguín y Dennise Briseida Velasco Estrada, Consejeras Universitarias de la Universidad Autónoma Chapingo están siendo objeto de una campaña de agresión infame. La infamia es el arma de los canallas.

La infamia es la acusación en contra de la honorabilidad de las personas, en este caso de forma anónima a través de redes sociales como Facebook.

Todo se desarrolla en el marco de la lucha por el poder, de manera esencial entre una mafia poderosa sin escrúpulos y todos los demás; los métodos favoritos que sigue la mafia es la amenaza, sin duda las compañeras han sido amenazadas en relación con sus preferencias políticas y como no han accedido a las presiones fraudulentas ahora son víctimas de una agresión no vista en los años recientes.

No se necesita ser estudioso de la ciencia política para discernir que la mafia del poder se resiste a dejarlo, se han enfrentado dos iniciativas para definir rector interino, las compañeras -evidentemente- no están con la propuesta ganadora que parece avasallar y arrasar todo a su paso.

En el tiempo de canallas ser “neutral” es apoyar a los opresores, a los corruptos.

Debemos manifestarnos enérgicamente contra esta campaña infame para darle certidumbre al proceso electoral; los candidatos y candidata a la rectoría, sin duda, están al tanto de las iniciativas de sus equipos de trabajo; les solicito detener las campañas sucias.

Nuestro estatuto universitario señala:

“Artículo 156o.

Son causas graves de responsabilidad para todos los miembros de la Comunidad Universitaria que ameritan expulsión inmediata:

  1. a) Ejercer la violencia física contra cualquier miembro de la Comunidad Universitaria.

(…)

Artículo 157o.

Son causas graves de responsabilidad para todos los miembros de la Comunidad:

  1. a) Impedir de cualquier manera, la libre manifestación de las ideas y de las distintas corrientes de pensamiento.

Artículo 158o.

En los casos en que está expresamente señalada la pena, las sanciones que podrán imponerse serán:

  1. a) Amonestación por escrito;
  2. b) Suspensión;
  3. c) Destitución del cargo;
  4. d) Remoción de categoría y
  5. e) Expulsión.”

 

Por otro lado, la propia Constitución consagra nuestros derechos humanos, políticos y la educación.

Como todos saben, han proliferado páginas anónimas en las redes sociales para los fines más bajos, pero que nadie se engañe, el pretendido anonimato es una falsa apariencia, cualquier acto indebido debe ser denunciado y la autoridad cibernética encontrará a los responsables.

Cada objeto que circula en internet lleva metadatos que pueden ser rastreados, es un delito generar contenidos de violencia, pero también es delito compartirlos y difundirlos.

En una sociedad abierta y democrática debemos detener la infamia, pero también debemos reprobar los sitios anónimos, cada uno de nosotros debemos dar nuestro nombre a la ora de opinar, pero con más contundencia a la hora de acusar.

Convoco a todas y todos, universitarios de buena fe, a denunciar los sitios anónimos que generan contenidos de violencia.

Manifiesto mi solidaridad con Joyce Sánchez y Dennise Velasco.