Es imposible no entristecerse los domingos.
La frase rotunda, inadmisible, enfática.

Sospecho de las afirmaciones, la asumo
y parto de una premisa indemostrada;
su prueba supone violar la lógica.

Conjeturo la existencia del corazón,
porque la tristeza de un día cualquiera
tiene que sentirse en alguna parte.