Las huelgas en la UACh, a consulta

0
588

Chapingo, Estado de México. 18 de febrero de 2018. Trabajadores académicos y
administrativos sindicalizados de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh) que
mantienen tomadas las instalaciones como medida de fuerza para exigir mejoras
salariales, definirán mediante plebiscito y asamblea, respectivamente, si aceptan el
ofrecimiento de la patronal.

Tras una semana de haber estallado la huelga, el sindicato de trabajadores administrativos
(STUACh) analizará en asamblea si acepta o rechaza el ofrecimiento de dos por ciento
que ofrecen las autoridades universitarias contra el 4.8 por ciento que exige la gremial
para igualar de manera escalonada los salarios de Chapingo con los correspondientes de
la Universidad Nacional Autónoma de México, la principal demanda que motivó el paro
de labores.

El sindicato de académicos (STAUACh), por su parte, realiza un plebiscito que concluirá
este lunes para consultar a sus agremiados si toman o rechazan el ofrecimiento de 3.4 por
ciento de aumento salarial y una compensación extraordinaria de once mil 700 pesos,
además de los acuerdos a los que llegaron las partes para resarcir incumplimientos al
contrato colectivo de trabajo.

En el caso del STUACh, la administración de esta casa de estudios ofrece asimismo un
incremento y un bono similar al ofertado al sindicato de académicos, así como un 1.7 por
ciento de aumento en prestaciones, pero sin responder a la demanda de un incremento
salarial de 18.5 por ciento por zona cara, otra de las reclamaciones centrales de este
gremio. Sobre las violaciones al contrato colectivo de trabajo, sólo se han alcanzado
acuerdos en 15 de las 26 planteadas por la agrupación.

Cabe la posibilidad de que los trabajadores académicos terminen la huelga si se toma en
consideración que sólo el 57.56 por ciento votó a favor de estallar la medida de fuerza, en
contraste con el STUACh, donde el apoyo al paro de labores fue abrumador. Además, los
trabajadores administrativos anunciaron que después de su asamblea realizarán una
marcha y la toma de la caseta de la autopista Peñón-Texcoco, donde darán paso libre
como una medida de presión.

Los estudiantes, por su lado, determinaron en reunión no retirarse de la Universidad
como una manera de presionar a las partes para la pronta solución de los conflictos
laborales, que el rector Sergio Barrales ofreció solucionar en “unos tres días”.