Serenidad derramada

0
409
Cordillera, Peru.

Hay un rugido que emana de las entrañas del corazón,

de la profundidad en la muerte

que se apaga con el susurro tenaz de tu aliento.

Se enciende con la ausencia,

con la negación del pensamiento.

Hay un rugido que emana de las cavilaciones

colgadas de la noche,

de los pasos acompañados de soledad,

de los espasmos del tiempo

que se apagan con el amanecer,

con la voracidad de la soberbia,

con el recuerdo perenne del pasado.

Hay un rugido que emana de las letras en tu nombre

Compartir
Artículo anterior20 de enero de 1985. Luis Spota
Artículo siguienteAnimales mexicanos en peligro de extinción: Cauama
Originario de Naucalpan, Estado de México (21 de septiembre de 1977); estudia el séptimo semestre de la licenciatura en Lengua y literatura hispánicas en la UNAM; trabaja como barista en su cafetería: “Travesía, Café”. De manera independiente publicó un poemario titulado Poesía; colabora en la revista electrónica Sombra del aire; en 2010 escribió un guión radiofónico para el programa Reacción que se transmitió en la estación Reactor 105.7 FM. del Instituto Mexicano de la Radio; de forma amateur practica la fotografía y las carreras de fondo (10K).