21 de octubre de 1833. Alfred Nobel

0
143

Nació el 21 de octubre de 1833 en Estocolmo, Suecia. Fue químico, ingeniero, inventor y fabricante de armas, famoso principalmente por la invención de la dinamita y por crear los premios que llevan su nombre. Nobel fue propietario de la empresa Bofors, compañía a la que orientó desde la producción de hierro y acero, a la fabricación a gran escala de cañones y otros armamentos. Registró durante su vida 355 patentes.

Organizó varias plantas de explosivos, basadas principalmente en la manufactura de la nitroglicerina líquida, sustancia detonante descubierta por el italiano Ascanio Sobrero en 1846. Con sus hermanos Ludwig (1831-88) y Robert (1829-96), perfeccionó la destilación del petróleo y explotó los yacimientos rusos de Bakú.

Desarrolló un método seguro para manipular la nitroglicerina, después de que en una explosión en 1864 falleciera su hermano y otras personas. En el año 1867 redujo la volatilidad de la nitroglicerina mezclándola con un material poroso absorbente (la tierra de diatomeas) consiguiendo un polvo que podía ser percutido e incluso quemado al aire libre sin que explotara. La mezcla resultante solo explotaba cuando se utilizaban detonadores eléctricos o químicos. Había nacido la dinamita. Más adelante creó la balistita, una de las primeras pólvoras sin humo. 

Al final de su vida y sintiéndose culpable de por el mal y la destrucción que sus inventos pudieran haber causado a la humanidad en los campos de batalla, Nobel lega la mayor parte de sus 33 millones de coronas y los derechos monetarios de sus fábricas y descubrimientos a otorgar una serie de premios anuales a las personas que más hubieran hecho en beneficio de la humanidad en los terrenos de la física, química, medicina, economía, literatura y la paz mundial.

Que así fuera, según su testamento:

“La totalidad de lo que queda de mi fortuna quedará dispuesta del modo siguiente: el capital, invertido en valores seguros por mis testamentarios, constituirá un fondo cuyos intereses serán distribuidos cada año en forma de premios entre aquéllos que durante el año precedente hayan realizado el mayor beneficio a la humanidad. Dichos intereses se dividirán en cinco partes iguales, que serán repartidas de la siguiente manera: 
Una parte a la persona que haya hecho el descubrimiento o el invento más importante dentro del campo de la Física. 
Una parte a la persona que haya realizado el descubrimiento o mejora más importante dentro de la Química. 
Una parte a la persona que haya hecho el descubrimiento más importante dentro del campo de la Fisiología y la Medicina. 
Una parte a la persona que haya producido la obra más sobresaliente de tendencia idealista dentro del campo de la Literatura. 
Una parte a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz. 
Los premios para la Física y la Química serán otorgados por la Academia Sueca de las Ciencias, el de Fisiología y Medicina será concedido por el Instituto Karolinska de Estocolmo, el de Literatura, por la Academia de Estocolmo, y el de los defensores de la paz por un comité formado por cinco personas elegidas por el Storting (Parlamento) noruego. Es mi expreso deseo que, al otorgar estos premios, no se tenga en consideración la nacionalidad de los candidatos, sino que sean los más merecedores los que reciban el premio, sean escandinavos o no”.

Medalla ‘Premio Nobel’

Datos curiosos:

  • En total, se han entregado 561 premios Nobel en sus diferentes categorías.
  • Los Nobel se entregan anualmente desde 1901, sin embargo, hay años en los que no se realizó ninguna premiación: 1916, 1940, 1941, 1942.
  • Si bien el Nobel es visto como un honor, no todos lo consideran así. En 1964, Jean Paul Sartre rechazó el Nobel de Literatura, ya que consideraba que los lazos entre gente y cultura no debían pasar por instituciones.
  • Asimismo, los premios Nobel tienen su contraparte: los famosos premios Ig o premios AntiNobel, que son entregados a los científicos al mando de las investigaciones más absurdas.