Por qué no debes mirar el eclipse solar.

0
231

El eclipse solar es un espectáculo que ocurre muy pocas veces en la vida de una persona. Tan solo hace 99 años que un fenómeno de este tipo no obscurece a Estados Unidos desde el Pacífico al Atlántico. Y en la mayoría del territorio mexicano podrá observarse de manera parcial. No nos engañemos, esto lo hace un evento digno de curiosidad y, tarde o temprano, nos sentiremos tentados a alzar la vista y contemplarlo directamente aunque sea unos segundos.

Existen varios mitos alrededor del eclipse solar, como aquel que dice que su influencia puede provocar malformaciones en los nonatos. Sin embargo, algo que sí es una realidad y cuya explicación no es tan evidente es que mirar directamente el eclipse sin ninguna proyección o a través de medios caseros y poco confiables puede causar daños irreversibles a nuestra vista.

El sol no se debe mirar ni un día normal ni durante un eclipse.

Durante los días soleados, cuando queremos mirar fijamente al sol, su brillo nos obliga a apartar la vista casi inmediatamente debido al dolor. Instintivamente estamos preparados a evitar las fuentes de luz demasiado intensas y, en el caso del sol, esto nos mantiene a salvo de recibir directamente en la retina los rayos ultravioleta. No obstante, durando un eclipse de sol, cuando el brillo del sol disminuye drásticamente, creemos que no hay peligro de mirarlo porque su luz no nos ciega. Lo que no sabemos, porque no existen receptores de dolor en nuestro cuerpo que nos lo adviertan, es que el astro rey sigue proyectando poderosos rayos UV sobre la tierra, incluso cuando luna lo obstruye. El resultado es que terminamos recibiendo la misma cantidad de daño que si miráramos el sol un día cualquiera.

La condición de daño por luz se llama retinopatía solar y sucede cuando la parte trasera del globo ocular, la que alberga las células de luz, es sobre-estimulada, liberando una gran cantidad de químico de comunicación que daña la visión.

Como no duele, el daño puede manifestarse hasta un día después. Las afecciones pueden ser desde visión borrosa y manchas en la visión, hasta cataratas e, incluso, ceguera.

Lo mirare a través de un cámara, telescopio o binoculares.

Mejor que lo pienses dos veces. La utilización de elementos como cámaras, telescopios o binoculares sólo podría causarte daño amplificado pues estas lentes actúan con el mismo principio de colocar una lupa bajo los rayos del sol, lo que podría aumentar peligrosamente la temperatura de tus ojos. Existen filtros especiales para las lentes que te permiten ver el eclipse a través de ellas, pero aun así es sabio corroborar que son confiables antes de usarlas y no exponerse demasiado tiempo a ellas.

Recomendaciones para mirar el eclipse.

Aunque lo más seguro es mirarlo a través de los medios de comunicación o por https://www.nasa.gov/eclipselive/#NASA+TV+Public+Channel transmisión en vivo de la NASA, sabemos que no es equiparable a mirar el eclipse de primera mano. Por eso algunas recomendaciones de la Secretaría de Gobernación y el Sistema Nación de Protección civil son:

– Usar  un filtro para soldar del número 14 en lentes binoculares o telescopios. O, en su defecto, utilizar lentes especiales para mirar el eclipse.

-Incluso si usas filtros o instrumentos seguros, no debes mirar directamente el eclipse más de 30 segundos.

– No usar lentes obscuros comunes, ni siquiera los que aseguran protección contra rayos UV. No otorgan la protección adecuada.

-Evitar utilizar vidrios ahumados, filtros polarizados o películas de color para ver el eclipse.