0
137

Otra vez, no preguntes.

Sí, nuevamente tus manos

sujetan fuerte este deseo.

Otra vez, explora sin piedad

ni consuelo.

Sí, cadencia profunda

riega este desierto.

¡Al fin! olor a tierra mojada,

abierta y sembrada.

Otra vez, no preguntes…

De aquí yo no me muevo.

 

Compartir
Artículo anterior
Artículo siguiente
Estudió en la Universidad del Claustro de Sor Juana. Ha trabajado como editora e impartido clases de Filosofía y Literatura. Asiste al Taller Literario de Ethel Kraus.