0
250

Cuando sientas el dedo de una sombra crecer

y aparezca San Nicolás sin salvavidas,

un fantasma pasará los muros en un mal sueño.

 

De penumbra a penumbra cuando calla el mundo

nadie siente, ¿para qué hablo?

 

Para ser recordada como un castillo en conmoción.

Compartir
Artículo anterior
Artículo siguiente
Poeta, reseñista y fotógrafa mexicana. Licenciada en Letras. Los presentes poemas pertenecen a “Textos en las lluvias de marzo”, libro de próxima aparición.