0
195

Amarrada a un horizonte

con los muslos empapados de tristeza,

 

montes de salina, lengua inútil,

cicatriz abierta.

 

Es un descalabro la aurora,

una burbuja que por envidia se rasga,

 

encanto en las espinas, maleta llena de sol,

antorcha que casi se apaga.

Compartir
Artículo anteriorLa señorita Ortiga
Artículo siguienteMINIFICCIONES
Poeta, reseñista y fotógrafa mexicana. Licenciada en Letras. Los presentes poemas pertenecen a “Textos en las lluvias de marzo”, libro de próxima aparición.