FELIZ AÑO 2017

0
92

Las luces del palacio se oscurecen, las curules recuperan su forma tras soportar el peso de los legisladores, por lo general bien comidos… y bebidos. El período de sesiones finaliza entre chiflidos y mentadas del respetable que se alebresta en las plazas públicas y en las redes sociales. En el salón de plenos, a falta de jacobinos y de girondinos se mezclan los herederos del viejo pri y los del yunque con los trastocadores del buen orden y el decoro. ¡Jesú!

En los ministerios, los burócratas se abrazan mientras intercambian regalos baratos y toman por asalto las salidas. Los ventanales de los despachos se abren para dejar escapar ese aire rancio que huele a las jugosas hormonas de las edecanes y a discretos encuentros cercanos del tercer tipo. Termina el ejercicio fiscal, los aviones a los hangares y las camionetas, muchas de ellas blindadas, a servicio. Los muebles López Morton (remembranzas de la grandeza del pasado) reciben su mano de gato, sólo se escuchan las aspiradoras sobre las mullidas alfombras. Fin de año y como dijera el viejo tango: el músculo duerme, la ambición descansa. Hasta en las pantallas de cristal desaparecen los profetas del Apocalipsis, los agoreros del fracaso que salen a cuadro rasgándose las vestiduras y arrojando cenizas sobre sus barbas y cabellos, mientras repiten sus viejos mantras que de tan gastados nadie en su sano juicio debería creerles: ¡AMLO es un peligro para México! ¡AMLO es un peligro para México! Inocentes, no se dan cuenta que, como dijera Sor Juana: “En el denuedo de su parecer loco se parecen al niño que pone al coco y luego le tiene miedo”.

En los cafés, donde al caer la tarde los politólogos de banqueta se reúnen, se festinan y anticipan los polacos enroques, los timoratos prenden veladoras negras al chamuco que llega del norte y se lamentan por el rotundo no que diera el rotundo Carstens al mero preciso, rehusándose a seguir desempeñando un papel en esa comedia de las equivocaciones en que se ha convertido nuestra democracia devenida en decadente corte… de los ilusos; frente a su humeante taza de café los nostálgicos extrañan a don Antonio Ortiz Mena el legendario secretario de hacienda del 6.6% de crecimiento y 2.2% de inflación y a Miguel Mancera Aguayo, ex director de Banco de México; aquél, que a decir de los reporteros de la fuente, daba el mejor uso que podría darle nadie a sus trajes viejos, lamparudos y lustrosos; sí, los seguía usando…

Años nones, años de dones, decían nuestros viejos; pero eso era antes porque ahora los augures aztecas, en oficio de tlatoanis, trepan a la pirámide del Huilchilobos con los cabellos cubiertos de cenizas, ebrios de Dios y trementina, para ofrecer en cruento sacrificio a su propia madre (si fuere preciso), con tal de asegurar ese promisorio futuro pleno de riquezas e impunidad que ya avizoran. Con cuchillos de obsidiana y jade cortan el simbólico vientre de la patria, víctima colateral de su ambición sin límites, para leer en sus entrañas lo que nos espera…

Compartir
Artículo anterior
Artículo siguienteÉchate un trompo a la uña y éntrale a los poemas de Gildardo Montoya Castro
Autor de siete novelas, de ellas, Cábulas fue publicada por Plaza y Valdés en 1987 y ha obtenido varios premios en cuento. Escribió guiones para “Hora Marcada” y en su columna “Taches y Tachones” ha publicado material diverso desde hace varios años en varios medios impresos y en la web, como cuentos, crónicas, análisis políticos y artículos de opinión. Editorialista en dos programas de radio.