Me llevan de la mano

12410
232759

 

 

Hermoso e inolvidable mi tío José Adán, hazmerreír de la gente,

decía convencido que estaba esperando la nube que

habría de llevarlo al cielo con el Señor, donde lo esperaba

la verdadera vida… y yo, niño, se lo creía.

 

Hermoso e inolvidable el cónsul de Lowry, presintiendo

el abismo, decía convencido a los policías del horror:

“Veo que la tierra anda; estoy esperando a que pase mi

casa por aquí para meterme en ella”… y yo, también, se

lo creo.

 

Hermosos e inolvidables, mi tío José Adán y el cónsul, me llevan de

la mano, viajo sereno, ligero, sin equipaje, entre el cielo

y el abismo… espero que me lo crean.

 

Gildardo Montoya Castro

Periodista y poeta. Trabaja en la Universidad Autónoma Chapingo. Ebria ilusión del aire es el título de su más reciente libro, editado por la UACh.