Impertinente y Carta de una loca

10551
87514

Impertinente

Oye tú; si tú

el que anda entre la maleza de mi vientre,

que sube y baja entre la redondez de mi sur.

Sí, tú, que te atreves a ser aguacero en mis parcelas.

Que siembra inquietud entre mis deseos.

Sí, tú, el que deja descuidadamente

más de tres recuerdos tirados entre mis ganas.

El que sucede una y otra vez sin descanso

si, tú, el que hace sonar mi cascabel

tan solo para bailar una rumba.

El que se atreve a ser conjuro para no olvidar,

sinalefa para cuadrar.

El que come más de tres veces al día

todas mis reservas de cordura

Y bebe de un jalón todo mi sexo.

Sábete, que si no he dicho nada

Es porque aún no me regresa el aliento.

Pero ¡Ay, de ti! Si te atreves

A no regresar.

Carta de una loca

Disculpe usted si ha sufrido mi acoso textual,

esta impertinente forma de llamar su atención.

Trepar entre lo agudo de su nombre,

recorrer con mis labios cada consonante,

y con descarada urgencia apretar cada vocal

hasta que mis dedos se hundan en su horizonte.

Perdone usted por desear más de tres veces al día

tocar la intimidad de su pensamiento,

Tratar de provocarlo con tropos semidesnudos.

Llenarlo de frases no pedidas:

Descarados intentos de que lea mi poesía.

Dispense nuevamente el atrevimiento de importunar

su tiempo y su vida con escandalosos puntos y comas.

Simplemente no puedo detener la palabra que usted provoca.

¡Que me encierren de una vez, sin pluma, ni hoja!

Que se condene mi mano por tanta elegía,

pero ¡Por favor! no deje que muera

sin escribirle una vez más este día.

Gabriela Soberanis

Estudió en la Universidad del Claustro de Sor Juana. Ha trabajado como editora e impartidoclases de Filosofía y Literatura. Asiste al Taller Literario de Ethel Krause.

Compartir
Artículo anterior
Artículo siguienteMe llevan de la mano
Estudió en la Universidad del Claustro de Sor Juana. Ha trabajado como editora e impartido clases de Filosofía y Literatura. Asiste al Taller Literario de Ethel Kraus.

10551 COMENTARIOS